HUMOR ANTE TODO

Los seres humanos, dotados de razón, tendemos a situaciones o experiencias, las cuales no siempre son agradables, que nos conllevan a distintos estados anímicos. Cierto es que los seres humanos somos empáticos unos a otros, a pesar de que nuestra estructura social-política actual nos dicte lo contrario, por eso a la hora de presenciar situaciones incómodas, denigrantes o temidas por nosotros y/o nuestro entorno, generamos un comportamiento de impotencia, desagrado, e incluso hay hechos que nos conllevan a la misantropía. Estas situaciones o hechos de los que hablo abarcan temas como la muerte, injusticias, estereotipos sociales, y todo aquello que se remonte al malestar anímico de los individuos. Como podéis observar, se tratan de situaciones inevitables y desconocidas o impredecibles, como la muerte, y hechos evitables por la conciencia social, como los esteriotipos sociales formados por el heteropatriarcado (dominación del hombre frente a la mujer) o atrocidades como la existencia de guerras, obras de los excelentísimos poderosos y la obediencia de las masas emprendedoras y protectoras de nuestra amada e ideal patria (nótese mi ironía).

¿Debemos tomarnos esto en serio, hasta tal punto que condicione nuestra vida  y la encuace a un constante sufrimiento existencial? Nuestra existencia inevitablemente nos va a causar sufrimiento de una forma u otra. Hasta en un mundo con una mayor aproximación a la estabilidad y el bienestar, llamémoslo utopía (de la cual hablaré en otro artículo), los individuos van a presenciar de vez en cuando el sufrimiento (ya sea un amor no correspondido, accidentes repentinos de la vida, etc.). Volviendo a la pregunta, su respuesta no puede ser ni un “Sí” ni un “No”, mi respuesta sería otra pregunta: ¿La vida es tan seria como para no reirla?. Será seria en la medida en que tú lo consideres y según como lo asimiles. Sin embargo, aplicar el humor, sobre todo el humor negro, no implica abandonar la lucha del individuo contra toda opresión, institución, injusticia, es decir, los hecho evitables que anteriormente he mencionado. Al contrario, esta lucha por nuestras condiciones ha de perdurar en nuestro plano concienciativo, pero, sin duda alguna, veo indispensable y sano el humor en todos sus sentidos, sin distinción de temas y sin un límite implantado. El humor, por así decirlo, tiene lugar en un plano humorístico, en el cual los comentarios o diálogos pierden toda la connotación de seriedad y relevancia ética o moral.

No estoy seguro quíen fue el que planteó el humor como aquello que depende del tiempo y el espacio, pero, sin duda, tiene razón. Además, bajo mi parecer, deberiamos tener en cuenta la situación en la que tiene lugar este humor y la participación de los receptores, ya que el humor depende necesariamente de la capacidad del prójimo por entender, compartir y acceder al humor. No hay que olvidar que el humor se trata en otro plano, por tanto, sólo este humor podrá tener fluidez siempre y cuando el receptor esté en condiciones de acceder a dicho plano, para no influir en la dignidad o sensibilidad de la persona.

La situación adecuada para utilizar el humor está relacionada con el desarrollo concienciativo y humorístico de los receptores o participantes, ya que aquel o aquella que no tiene un desarrollo concienciativo ético, puede caer en confusión tomando en serio lo que transmite el humor. También sucede lo contrario, es decir, el caso del individuo falto de sentido del humor, el cual cae en la formalidad, en el sufrimiento como constante y en la unidirección de una sola “realidad”.

Ateniéndonos a lo dicho, el humor, carente de límites, no puede ser malo. El humor es una forma de escapar de las abrumadoras realidades o situaciones, entrar en una atmósfera diferente, en un plano externo al concienciativo, que nos garantiza poder disfrutar de nuestra existencia por muy desafortunada que esta sea.

Como diría el gran Chojin: “Ríe mientras puedas, llora cuando lo necesites”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s