DESCONOCEDORES DE LO DESCONOCIDO

Este miércoles 25 he estado en las actividades que se realizaban en el Instituto de neurociencias de la Universidad Miguel Hernández, ya que se celebraba “La semana del cerebro”. En principio estuvo bien. Información muy interesante y me contenta que se promuevan actividades que incitan al conocimiento. Sin embargo, el enfoque que se le ha dado, sobre todo a la charla, no me ha parecido del todo correcto, aunque esta contenía información muy curiosa.

En la charla se exponía un constante “somos cerebro”, considerando al ser humano como aquel ser compuesto de materia supeditado por un órgano vital (el cerebro), ignorando todo aquello que no está experimentado en la probeta. Es decir, dando por hecho que no existe algo más allá de los conocimientos a los que ha llegado la ciencia.

Cierto es que no tenemos la capacidad de afirmar la existencia del alma o alguna especie de esencia connatural al individuo, al menos de manera general o universal como la ciencia pretende, pero tampoco es correcto dar por hecho que sólo “somos cerebro” e ignorar lo que desconocemos. Ya sé que no hay que caer en elucubraciones, pero tampoco hay que precipitarse en el conocimiento y alardear de sapiencia.

No puedo probar la existencia del alma ni tampoco su inexistencia, aquello que se evade de lo material sólo se podrá llegar a comprender a través de la experimentación individual o quizás no se pueda experimentar. Lo que quiero decir es que la clave está en abrir la conciencia a distintos puntos de vista y no cerrarse en esa actitud de “yo soy poseedor de la verdad” (habría que saber que queremos decir con “verdad”. Este tema puede dar mucho más juego para otro artículo).

Para finalizar os comparto la paradoja que me surgió tras presenciar el evento de “La semana del cerebro” y unas preguntas reflexivas:

El cerebro es utilizado para estudiar el funcionamiento del cerebro. Para esto necesitamos el uso del lenguaje, el cual tiene origen en el cerebro y se basa en formas sistemáticas, convencionales, clasificativas … El lenguaje supuestamente nos sirve como medio para conocer, razonar … ¿Hasta que punto es realidad todo lo que creemos saber? ¿La mera existencia del lenguaje como medio no nos condena a la duda? ¿Este medio no nos limita y/o nos crea realidades ilusivas?

Quizás mi ambición por buscar el sentido al propio sentido de las cosas me condena a la misma confusión, ya que necesito del lenguaje para desarrollar tales ideas …

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s