Capitalismo es la barbarie: 1. Hegemonía empresarial

Tras una temporada sin actualizar el blog con tantos temas pendientes que he de escribir y transmitiros, he ido indagando acerca de las grandes empresas que rigen el mundo y acaparan las posibilidades vitales de las mayorías mundanas. El dios capital -aquel que otorga poder- ha entorpecido nuestra organización social y desde el desarrollo del capitalismo con su respectivo estrato social imperante (denominado burguesía) hemos acabado sometidos a minorías psicópatas y esclavistas, ya no viviendo como individuos, sino como medios, mercancías, engranajes, números …

El siguiente artículo corresponde a un escueto, pero importante, análisis de aquellas hegemónicas empresas que controlan y monopolizan nuestras vidas a nivel mundial. Escrito por Fran Pérez Fernández (expuesto en La utopía).


Los anuncios, la publicidad, los mass media han estado años inculcándonos siempre lo mismo. Consume, consume, consume, repiten sin cesar. El gobierno nos repite que hay librecompetencia, el capitalismo es hermoso, todos somos iguales. Pero no todos somos iguales. No hay librecompetencia. El dinero va todo a las mismas manos, a las de quien se enriquece explotando allí donde es legal, como legal también fue el gobierno de Hitler, a las de quien con un click puede hundir un país, a las de quien controla el mundo.

La libertad de consumo consiste en elegir entre un helado de Unilever, o un helado de Nestlé, entre leche condensada de Nestlé o leche condensada de Nestlé de nuevo, entre una bolsa de patatas fritas de Pepsico o una de Mars, entre unos condones de Reckitt Benckiser, u otros de Reckitt Benckiser también. Hay más dinero que nunca en el mundo, y la gente es cada vez más pobre. Los multimillonarios han crecido un 6% en riqueza mientras la clase media ha perdido entre un 15 y un 25%. En España, concretamente, hay más dinero que antes de la crisis también, y las élites han crecido un 3% (las empresas del IBEX­35 desde el gobierno de Rajoy han crecido un 67%). ¿Para quién se gobierna? ¿Quién tiene el control del gobierno? ¿Será que la crisis no ha sido más que una mentira y una estafa, una remodelación del sistema que recorta aún más en derechos y oprime al obrero?

Las mercancías están controladas por un puñado de multinacionales, generadoras de una enorme cantidad de plusvalía, acumuladoras del trabajo de los millones de empleados que suman, que son expropiados de lo que ellos mismos fabrican.

Voy a analizar brevemente a Nestlé, Reckitt Benckiser, Unilever, Coca­Cola, Pepsico, Mars, P&G, Mondelez, Johnson & Johnson, Kellogg’s, General Mills, Inditex, Monsanto, y la FIFA también. Son gigantes que van comprando pequeñas empresas y monopolizando el mercado a su antojo para obtener el beneficio.

Nestlé controla más del 21% de las marcas de agua embotellada, más de 10 marcas de leche (La lechera, Nido…), marcas de café como Nescafé que casi monopolizan el consumo del café, bebidas como Nesquik y Nestea, gran cantidad de helados, comida para animales como los Friskies y una amplia gama de chocolates (Kit Kat, Nestlé Caja Roja, Nestlé Extrafino, Nestlé Gold, Sublime, After Eight, Nestlé Postres…). Así, la empresa obtiene cifras como en 2012 de más de 92 mil millones de dólares. Entre sus controversias destacan la monopolización de la leche en Chile, el empleo de alimentos transgénicos, el empleo de aceite de palma (para lo que hay que deforestar bosques en donde algunas especies, como es el caso de una raza de orangután, están al borde de la extinción) y el fraude en países subdesarrollados.

Reckitt Benckiser ha crecido comprando otras empresas y ahora mismo casi monopoliza el mercado de muchos productos. A esta corporación pertenecen marcas como Vanish, Calgon, Durex, Finish, Strepsils, Calgonit, Glassex o Nugget, de entre una lista de 94 marcas. El ejecutivo mejor pagado, Bart Becht, en 2008 se ha llevado a casa unos beneficios de 36,8 millones de libras.

Unilever posee marcas como Tresemmé, Frigo, Ligeresa, Hellmann’s, Mimosín, Skip, Flora, Axe, Dove, Tulipán o Rexona, llegando a un total de unas 400 marcas. En 2012 ha tenido unos ingresos de 51 mil millones de euros.

Coca­Cola, como corporación, posee marcas como Coca­Cola, Fanta, Powerade, Aquarius, Nestea (junto con Nestlé), Sprite o AquaBona. ¿Qué decir de los efectos que puede tener para la salud una bebida que no revela sus ingredientes? Dependencia, osteoporosis, acidez hasta niveles tóxicos… En la India hay controversia sobre el posible uso de pesticidas. La compañía ha obtenido, en 2013, 8584 millones netos de dólares. Sale a una paga media por empleado de unos 5500 dólares al mes, y esta cifra está muy alejada de la realidad del empleado medio.

PepsiCo es una corporación dedicada a las bebidas y comidas, destacando marcas como Pepsi, SevenUp, Kas y Gatorade entre las bebidas y Manitos, Ruffle’s, Lay’s, Fritos, Cheetos, Bits, Doritos, 3D’s y Chipicao entre las comidas. Ingresa unos 60 mil millones de dólares anuales. El sueldo medio sería de unos 17500 dólares mensuales por trabajador (habría que descontar los gastos de producción), muy lejos de lo que cobran la mayoría de los empleados.

A Mars pertenecen los chicles 5 Gum, Orbit, Twix, m&m’s, y comida para animales como Pedigree, Whiskas, Cesar, Sheba o Royal Canin. 72 mil empleados e ingresos de más de 30 mil millones de dólares anuales.

Entre las marcas de P&G destacan Lacoste, Hugo Boss, Giorgio, Pantene, Herbal Essences, Gillette, Don Limpio, Ariel, Oral­B, Fluocaril, Fairy, Olay, Dolce & Gabanna, Evax y Duracell. Las Pringles también pertenecieron a P&G, pero fueron compradas por Kellogg’s. En total unas 300 marcas distribuidas por 160 países que generan unos ingresos de unos 55 millones de dólares anuales. Realmente Protect & Gamble tiene un gran dominio sobre los mensajes subliminales que nosotros recibimos, puesto que si os fijáis tiene una gran porción de espacio publicitario exclusivo para la corporación. Entre sus controversias destaca el maltrato animal, nada tan impactante como una imagen de un establecimiento suyo en la que se ven conejos despellejados amontonados para fabricar Pantene Pro­V.

A Mondelez (antigua Kraft) pertenecen marcas como Chips Ahoy!, Oreo, Philadelphia, Milka, Trident, Mikado, Royal, Principe o El Caserio. Entre sus controversias principales destacan los lanzamientos de basura tóxica en Boston y el empleo de colorantes en algunas comidas con sabor a queso o de pasta con riesgo de crear hiperactividad en los niños o cáncer. En su proceso de expansión destacan la compra de Cadbury y Nabisco. En 2006 ha ingresado 34113 millones de dólares que ha acumulado la cúpula de dicha corporación.

A Johnson & Johnson pertenecen marcas como Neutrogena, Clean Clear o Johnson’s Baby. El beneficio neto en 2009 ha sido de 42300 millones de dólares y su número de empleados era en 2007 de 120500.

A Kellogg’s pertenecen All­Bran, Pringles, Crispix, Corn Flakes, Smacks, Miel Pops, Choco Krispis, etc. El beneficio neto ha sido en 2008 de 1150 millones de dólares y sus empleados 32000.

General Mills incluye más de 100 marcas líderes a nivel mundial en la industria alimentaria, entre las que destacan Pillsbury, Green Giant, Old El Paso o Yoplait entre otras. El beneficio neto de 2011 ha sido de 1798300 millones de dólares y sus empleados 35000.

Inditex posee marcas como Zara, Massimo Dutti, Pull & Bear, Bershka, Oysho o Stradivarius (prácticamente monopoliza el mundo de la moda, que te obliga a comprar determinado tipo de ropa quieras o no quieras en función de la temporada). Su fundador, Amancio Ortega, es la persona con un mayor patrimonio en España y la tercera en el mundo sumando más de 63 mil millones de dólares. Tiene acciones en el Banco Pastor y ha recibido el Orden del Mérito Civil por servicios sociales pero la realidad es que cierra fábricas en España para irse al extranjero a explotar a personas trabajando en condiciones deplorables (niños debajo de las mesas de la fábrica sin poder ir a la escuela, sin apenas higiene, etc.) 14 horas diarias por 0,0006 euros por pieza acabada. Otro ejemplo más del cúmulo de capital que crea este sistema esclavista.

Monsanto es una corporación estadounidense que en 2007 contaba con 18000 empleados en 50 países y esto le produjo unos beneficios de 1000 millones de dólares. En la década de los 60 ya había sido contratada por el propio gobierno americano para crear el agente naranja utilizado en la guerra de Vietnam que sigue causando efectos hoy, puesto que además de destruir las cosechas vietnamitas y asesinar a 400000 personas siguen naciendo personas con malformaciones físicas. Monsanto es consciente de la repercusión de sus productos, como por ejemplo en el caso del uso de PCBs (producen hepatitis, cáncer, diabetis… y es uno de los 12 productos químicos más nocivos jamás creados por el ser humano) de los que tienen un estudio en el que se recoge que tras echarlo en un lago murieron todos los peces en 3 minutos y medio. Algunos de sus estudios han sido publicados terminando en un borrar una vez leído. Está acusado de una serie de sobornos y persecución a quienes se opusieron, como en el caso de la oposición al uso de la hormona de rGHB, que pedía al menos etiquetar las vacas en las que se usaba, ya que había un gran riesgo de cáncer de próstata o mama, ofreciendo Monsanto 2 millones de dólares para mantener la autorización de uso y despidiendo por desobediencia a los trabajadores que se opusieron.

Otro engaño conocido fue el de RoundUp, un herbicida que se anunciaba como biodegradable pero contenía un producto nocivo que tarda siglos en biodegradarse y que altera la reproducción celular y por lo tanto es cancerígeno: la palabra biodegradable tuvo que desaparecer de los RoundUp. También se le atribuye a Monsanto la EMS (Síndrome de Mortalidad Temprana) que ha causado 37 muertos y miles de inválidos.

Otra de las principales controversias de Monsanto es el patentado de semillas, privatizando la naturaleza, haciendo suyas especies. Sus semillas solo las pueden plantar una temporada los agricultores y para el año siguiente no pueden quedarse con ninguna, pudiendo entrar a registrar propiedades privadas de los agricultores en caso de sospecha, aún enseñando documentación y facturas de ser otras semillas como en el caso del agricultor Troy Rush, y destruir el trabajo de toda una temporada. Patentando semillas Monsanto se ha hecho entre 1995 y 2005 con 50 semillas transgénicas que monopolizan el mundo de la agricultura, viéndose muchos agricultores obligados a comprar a Monsanto, que por lo tanto tiene el control de nuestra alimentación. Además, al usar genes como el BT extraños a la propia planta al polinizar otras plantas surgen extrañas combinaciones y mutaciones. De este modo se contaminan por ejemplo algunas plantas de maíz nativas de México y poco a poco Monsanto va poniendo en peligro de extinción otras plantas (afectando a la biodiversidad), y estropeando las cosechas de aquellos agricultores que no compran a Monsanto.

El poder de la FIFA, una organización sin ánimo de lucro con 1000 millones de euros (1400 millones de dólares) de reserva, consiste en que la gente nace adicta al fútbol vendiendo 14,5 millones de copias de la edición FIFA13, por ejemplo. La gente se ciega por el fútbol, y no ve mayor contrario que aquel que no es de su equipo. Los fines de semana acuden a la catedral a contemplar el espectáculo, o lo ven desde casa. Tan cegados están por el fútbol que les da igual que para hacer un mundial haya que matar decenas (quizás centenas) de niños por cuestión de imagen, o desalojar cientos de miles, o que provoque inflación de precios, o que Brasil no gane dinero propiamente por el mundial (lo gana por el turismo) y se lo lleve todo la FIFA, o la especulación con los pisos para los que vienen de fuera y que no tienen los del propio Brasil, o que los brasileños (que tienen al fútbol como una religión) estén en contra y así se manifiesten, para lo que inyectan una buena dosis de represión y gasto en ejército, o que se cambie la ley que impedía el consumo de bebidas alcohólicas en Brasil por la ley Budweiser que lleva el nombre de la cerveza y su patrocinador y miembro de la FIFA (ese es el poder de la FIFA), o que se construya un estadio inaccesible en coche en Manaus transportando los materiales a través del río Amazonas con el enorme gasto que eso supone para jugar 4 partidos, ya que después no se va a poder volver a alcanzar ese aforo, o que para construcción de instalaciones relacionadas con el mundial se destruyan lagunas como la de Jacarepaguá, en un Brasil donde 50% de los municipios no disponen de agua potable… Se ve tan lejano… Esperemos que no les dé igual en 2022 si el mundial se celebra en Qatar que allí se alcancen temperaturas de hasta 50ºC y que por las condiciones de trabajo vayan a morir, según lo estipulado, más de 4000 obreros tan solo de India y Nepal, y sin embargo fue elegido, por soborno de una ciudad que derrocha dinero construyendo allí hasta una estación de nieve y donde es legal el esclavismo, puesto que los obreros no pueden salir de allí sin consentimiento del jefe, poseedor del visado. Yo haré lo posible porque no les dé igual. Pero este es el capitalismo, el control en pocas manos, como ocurre con los mass media americanos que han pasado de 50 corporaciones controladoras en 1983 a 6 en el 2000, monopolizando la información. Este sistema provoca que existan datos tan escalofriantes como que el 2% de los más ricos poseían ya en 2006 más del 50% de la riqueza mundial (antes de una crisis que consistió en una tremenda pérdida de dinero de la clase media al tiempo que los multimillonarios crecieron, y crecen), y el 50% de la población adulta más pobre poseía el 1% de la riqueza global.

Es la generación de plusvalía, y el dominio del capital, sin importar lo humano, el capital asesino que solo investiga enfermedades cuando afecta a las clases sociales altas como sucedió con el SIDA y que se va, como Pfizer, a África a experimentar medicamentos en personas y permite que muera gente en lista de espera para ser intervenida mientras el rey siempre tiene cita, estableciendo personas más importantes que otras (las personas tenemos precio), al igual que embarga laboratorios como el del doctor Patarroyo que estaba logrando avances en la investigación del paludismo (malaria) como la vacuna donada a la OMS (sin patentar) pero (no está demostrado) había intereses de por medio (curiosamente, si es que os habéis fijado, en los libros de texto escolares suele aparecer el otro gran investigador, Pedro Alonso, pero no Patarroyo), o que si se sabe de remedios caseros efectivos contra una enfermedad los callan con sobornos y esperan a sacar una pastilla inaccesible para los enfermos de clase social más pobre para enriquecerse la empresa farmacéutica (por ejemplo: se intentó callar que se ha establecido una relación consistente en que las personas que consumen ibuprofeno son menos propensas a padecer Alzheimer). Imagínate: podría haberse descubierto un remedio para el cáncer que tantas vidas se lleva por delante y que lo primero que hayan hecho fuese destruir dicha información.

Se trata del sistema del miedo, que crea alarma por la gripe aviar (responsable en España de la muerte de la increíble cifra de un organismo, concretamente un pato, que venía volando y cayó en España), o por la gripe A que se ha llevado consigo muchas menos vidas que la gripe normal y contra la cual se crearon medidas como poner jabones en todos los centros escolares (que a veces eran solo accesibles a profesores y no a alumnos). Un sistema que prohíbe el uso de plantas que pueden utilizarse como somnífero y a cambio crean pastillas que obligan a comprar a quien las necesite. Un sistema en el que, hablando de sanidad, en los hospitales se establece un máximo de cesáreas diarias para que compense económicamente, al igual que se recompensan las altas médicas provocando que, por ejemplo, lactantes que deberían estar en periodo de observación por riesgo de bronquitis obtengan el alta médico porque es bastante probable que no la hayan contraído, pero no seguro, y así mismo se establecen tiempos tras los que definitivamente tienen que aplicar tratamientos a embarazadas a punto de parir pero que no se cumplen si se trata de la mujer del ginecólogo, como también se escatima en vacunas reduciéndose el número de aplicaciones, etc.

Un sistema en el que los productos aumentan de precio pero las plantillas se reducen y los sueldos bajan, así que ¿quién se está beneficiando si los técnicos de Audi cobraban antes en donde yo vivo casi 1400€ y ahora cobran 700, manteniéndose constante el precio de los automóviles? Un sistema que para enriquecerse a costa del petróleo, persigue y calla a quien crea motores no contaminantes que funcionan con agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s