CRISIS Y ACTOS ANTISOCIALES

La siguiente publicación va a recopilar unos capítulos de un trabajo de investigación que tuve que entregar en la universidad. El análisis del suicidio y la corrupción política, por ahora, lo vamos a omitir en este artículo a pesar de mencionarlo en la introducción (si acaso hablaré por mi cuenta en alguna próxima entrada sobre ello).

***

I. INTRODUCCIÓN

Para comprender a la sociedad y sus comportamientos, no podemos aislar los factores económicos de los sociopolíticos, ya que coexisten. Bajo esta básica premisa sociológica, es evidente la relación que tiene la aparición y aumento de actos antisociales en una población con la estructura económica.

Los actos antisociales son todas aquellas disfunciones que en una sociedad imposibilitan la cohesión y estabilidad social, inhabilitando la convivencia comunitaria. Algunos de los actos antisociales que revisaremos en este análisis son los hurtos, robos, defraudaciones, usurpaciones, corrupción política y suicidios durante el periodo que ocupa desde el 2007 hasta el 2014 en España. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el suicidio se nos presenta como una distorsión del principio de autoconservación del ser humano y no como un acto antisocial como tal, ya que no arremete directamente contra la cohesión social, por el contrario, arremete contra el propio individuo –a sí mismo–. Por otro lado, el acto antisocial que implicaría el suicidio podría darse por la violencia estructural que mantiene dicha sociedad hacia el individuo, por ese motivo lo estudiaremos en conjunto con el resto de actos antisociales.

El periodo que se prolonga desde el 2007 hasta 2014 nos sirve para comprender las reacciones sociales que conlleva la crisis económica de 2008 que comenzó a abarcar mayor número de personas con nivel de vida precario y condiciones desfavorables al bienestar. Aclarar, como inciso, que la crisis data de antes, solo que en 2008 se hace presente en las clases no excluyentes. El sociólogo Imanol Zubero pone en marcha esta cuestión y comenta que “igual nos creemos que antes de 2008 no había crisis y quizá, en ese año tan sólo se acentuó. Ahora vemos que la sociedad no es capaz de integrar a todo el mundo, que los Derechos son muy estructurales y que hay gente que se queda fuera”[1].

 

II. CRISIS ECONÓMICA

El periodo que ocupa la economía española desde 1994 hasta 2007 está relacionado con el crecimiento económico, aunque no de manera continua y sostenida. El PIB per cápita nos refleja un aumento de 93,3 -en 1997- a 103,9 por encima de Italia y próximo a Alemania y Francia en 2007 (Tabla 1); el empleo creció de 12 a 20 millones -3 millones eran trabajos para la población inmigrante que produjeron aumento demográfico-; y la tasa de desempleo disminuyó un 15,6% –quedando en un 8,3%- (Gráfico 1).

 

Tabla 1.- La evolución comparativa del PIB per cápita (PPA) (UE-27=100)

Año UE-25 UE-15 Alemania Irlanda España Francia Italia Finlandia Reino Unido Estados Unidos
1997 104.9 115.5 124.3 114.7 93.3 114.6 119.0 110.6 118.2 160.8
1998 105.0 115.4 122.4 121.2 95.3 115.0 119.7 114.3 117.6 160.7
1999 105.0 115.4 122.1 126.0 96.3 114.8 117.5 115.0 117.8 162.7
2000 105.0 115.3 118.5 130.9 97.3 115.4 116.9 117.2 119.0 161.1
2001 104.8 114.9 116.6 132.6 98.1 115.7 117.8 115.7 119.8 156.5
2002 104.6 114.3 115.2 137.9 100.5 116.0 111.9 115.1 120.6 154.2
2003 104.4 113.7 116.5 140.5 101.0 111.8 110.7 112.8 121.8 156.3
2004 104.2 113.2 116.3 142.0 101.0 110.0 106.7 116.2 123.7 157.3
2005 104.1 112.8 116.9 144.1 102.0 110.6 104.8 114.1 121.9 159.0
2006 103.9 112.2 115.7 147.3 104.0 109.0 103.8 114.8 120.7 158.0
2007 103.7 111.7 114.8 150.3 105.4 108.9 101.9 115.8 118.9 155.7
2008 103.5 110.8 115.8 139.5 103.9 107.3 100.5 115.0 117.5 154.3

Fuente: Eurostat, http://ep.eurostat.ec.europa.eu

 

12222
Elaborado por el colectivo IOÉ

Sin embargo, la expansión económica se vio envuelta en una recesión ligada al pinchazo de la burbuja inmobiliaria y la crisis bursátil de enero y octubre de 2008. La destrucción de empleo comenzó a situarse por encima de la situación europea, triplicando en 2014 la tasa de paro del 2007 (Gráfico 2). La desigualdad social y la pobreza toman relevancia tras la crisis de 2008, en cambio, como hemos aclarado en la introducción del estudio, esta desigualdad social ya imperaba incluso en la etapa de expansión económica (hasta 2007) y los indicadores recogidos por el Barómetro Social de España nos muestran que “los ingresos salariales y las prestaciones públicas asociadas han experimentado un crecimiento muy por debajo del PIB y de la revalorización del capital empresarial, cuya base es el trabajo salarial”[2]. Todo ello ha conllevado a una mayor desigualdad adquisitiva, aumentando el patrimonio acumulado de los hogares más ricos y disminuyendo el de los hogares más pobres entre 2005 y 2009 (Gráfico 3).

 

Gráfico 2. Tasa de paro en España 2007-2014

221Fuente: INE (Instituto Nacional de Estadística)

9999
Elaborado por el colectivo IOÉ

Los datos estadísticos nos revelan la situación vigente de España desde inicios de la recesión económica, pero –si se me permite el inciso– hay que tener una visión amplia de la crisis, la cual es poliédrica: “Es todo el sistema el que cruje. Hay crisis financiera, crisis monetaria, crisis de sobreproducción, crisis energética, crisis ecológica, crisis climática, crisis hídrica, crisis alimentaria… todas retroalimentándose”.

La crisis económica comprendida bajo indicadores puramente monetarios no nos da una información nítida del bienestar de una sociedad, hay que visualizar los factores estructurales también. El descontento social ante las instituciones políticas se acrecienta en 2008 y 2009 (Gráfico 4) y en el transcurso hacia 2014 el pesimismo ha sido palpable en las acciones huelguistas, las manifestaciones del 15M –en pos de políticas democráticas participativas– y el nacimiento de nuevos partidos políticos con pretensión de reestructuración institucional.

Gráfico 4. Desconfianza en las instituciones políticas (1994-2009)

666
Elaborado por el colectivo IOÉ

Toda esta conglomeración de sucesos y datos nos sitúa en el contexto social donde vamos a analizar aquellos indicadores que muestran la variación de los actos antisociales entre 2007 y 2014.

III. ACTOS ANTISOCIALES

Desde la crisis del 2008 los actos antisociales han aumentado como reacción a un entorno más precario y menos favorable al bienestar social. Para analizar los actos antisociales en el periodo entre 2007 y 2014 hemos recopilado datos estadísticos registrados por el Instituto Nacional de Estadística sobre tipos de delitos acontecidos en España.

La crisis económica ha conllevado a un aumento constante en la totalidad de delitos que registra el INE, aumentando en 64216 delitos más en 7 años (Gráfico 5 y Tabla 2), aunque hay que tener en cuenta que los tipos de delitos que recoge el INE no corresponden necesariamente a actos antisociales, sino también a actos ilegales, contrarios a los mecanismos legislativos del status quo, así como: los delitos contra la Corona, contra las instituciones del Estado, contra la Constitución, de rebelión… Los actos ilegales constituirían mecanismos sociales contra el acto antisocial que supone la violencia estructural e institucional.

 

okey

Tabla 2. Delitos acontecidos entre 2007-2014

Año Hurtos Robos Usurpaciones Defraudaciones Delitos varios*
2007 8754 26034 519 4878 213740
2008 8857 26164 622 4957 266847
2009 8413 26538 599 5211 278703
2010 8632 27213 742 5815 266548
2011 9096 27825 836 6048 273965
2012 9975 29550 1071 7356 275130
2013 10751 30509 1669 7876 275196
2014 11606 30815 2402 9166 277956

Fuente: elaboración propia a partir de datos extraídos del INE

 

Por otro lado, aislando los datos de los hurtos, robos, usurpaciones y defraudaciones comprendemos el aumento que ha supuesto tras la recesión económica (Gráfico 5 y Tabla 2), aunque en 2009 descendieron los hurtos y usurpaciones mínimamente, en 2014 las defraudaciones han doblado el resultado en 9166 casos.

La variación de casos en los delitos estudiados nos permite visualizar la inestabilidad estructural vigente del sistema político y económico, donde los propios mecanismos de control supeditados al Estado no suponen una estabilización social tras los fallos sistemáticos que conllevan las pretensiones “crecentistas” –proclives al colapso ecológico (basta con concebir los estudios de la huella ecológica) – de multinacionales y élites financieras (aquellas que concentran la soberanía económica y productiva, salvaguardadas por el poder estatal hasta ahora en la praxis).

Anuncios

Un comentario en “CRISIS Y ACTOS ANTISOCIALES”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s