UN PODER CAPITAL: CONTROL FINANCIERO MUNDIAL DIGITALIZADO

“No me importa quién sea el títere colocado en el trono de Inglaterra para gobernar el Imperio en el que nunca se pone el sol. El hombre que controla la oferta monetaria de Gran Bretaña controla el Imperio Británico; y yo controlo la oferta monetaria británica”. Esta frase es atribuida al banquero Nathan Mayer Rothschild, fundador de una de las entidades financieras más poderosas a lo largo de la historia, aún vigente en la actualidad (N. M. Rothschild & sons). Haya o no pronunciado estas palabras, la historia de los grandes bancos nos revela con claridad que quien crea el dinero, quien tiene el control sobre la economía de las naciones, tiene el control de ellas en sí misma.

Sin entrar en detalle en los orígenes del mundo financiero, existen evidencias empíricas que desentrañan la verdadera red empresarial que rige la economía mundial, desvelando la hegemonía de las élites financieras y otras multinacionales por encima de toda soberanía económica de los Estados-nación, aunque, cabe señalar el contacto directo que llegan a tener estas grandes empresas con los Estados para mantener y forjar su poder. El historiador Fernand Braudel afirma que “el capitalismo solo triunfa cuando se identifica con el Estado, cuando es el Estado”. Es por ello que quizás debiéramos detenernos a pensar antes de realzar al Estado bajo un velo de benevolencia y causa humanista. Tratados como el TTIP que favorecen el poder político de grandes multinacionales nos sugieren esta decadencia político-económica en las sociedades actuales. El politólogo Carlos Taibo se pregunta al respecto “si la UE es tan democrática y transparente, ¿por qué se aviene a negociar con una contraparte tan oscurantista y manipuladora?”, refiriéndose a la ocultación a la opinión pública de tales negociaciones.

El estudio “The network of global corporate control” (S. Vitali, J.B. Glattfelder y S. Battiston; 2011) escudriña esta red empresarial, compuesta por más de 43.000 empresas, las cuales están sometidas a un control económico del 80% por parte de unas 737 grandes empresas (1,71% aprox.). Un dato relevante, el cual nos confirma la frase anteriormente mencionada de Rothschild, es que de esas 737 multinacionales, un 75% son entidades financieras (Deutsche Bank AG, Citigroup, Morgan Stanley, Lehman Brothers, etc.). La economía financiera ha mejorado sus técnicas a lo largo de la historia, convirtiendo a los acaparadores del capital y propietarios de estas grandes empresas en entidades impersonales, en meros dígitos en una pantalla, capaces de controlar una red compleja de empresas en cuestión de “clicks”. Alberto Garzón, en uno de sus artículos (“¿Quién controla la economía mundial? El poder de las transnacionales”), relata este cambio paradigmático en la economía mundial: de una empresa cuyo propietario estaba involucrado en la gestión y dirección de los procesos productivos (propio de las, en su día, incipientes sociedades industriales) a una disociación entre propiedad y gestión en las empresas actuales, pues la propiedad sobre todo se concentra en accionistas y la gestión en trabajadores asalariados.

La historia económica internacional está cada vez más próxima a la desaparición del dinero físico, siendo aproximadamente un 95% del dinero circulante global dinero fiat imaginario. El sistema financiero se desprendió del patrón oro en el periodo de entreguerras, en parte por la fuerte inflación que Europa debía hacer frente, surgiendo el dinero fiduciario (moneda convertible en oro). Sin embargo, esta se sustituyó por el dinero fiat, debido al gran déficit que estuvo sufriendo Estados Unidos tras la guerra en Vietnam, “el presidente Nixon decretó que los EE.UU. ya no canjearían oro a cambio de sus dólares” (explica Esteban Cabal en su libro Gobierno Mundial). El auge del dinero fiat, sin valor intrínseco, supone una herramienta más maleable por parte de los grandes bancos, sobre todo el fiat imaginario, pues no existe una limitación tangible que frene la creación del dinero. En consecuencia, podríamos concluir que este cambio histórico en torno al dinero o moneda ha sido un hecho favorable para propiciar un mayor control de la economía mundial por parte de la élite financiera.

En la actualidad, propósitos como los que justifica el presidente del Deutsche Bank AG (John Cryan) sobre la necesidad y eficacia que supone el triunfo del dinero electrónico sobre el físico, nos muestran este objetivo ligado a los grandes bancos. Bajo argumentos que denuncian la moneda física por la mayor facilidad que supuestamente conlleva para financiar actividades ilegales, se regocijan tales entidades, involucradas –cada vez más profundamente- en la base de una economía dictatorial, de la religión “secularizada” del Capital.

Erich Fromm reflejó a la perfección -en su obra El miedo a la libertad– esta entronización cuasi-divina del capital en las sociedades modernas. La acumulación de capital para invertir en más capital, mientras las clases trabajadoras retroalimentan el proceso, imbuidos e instigados por un bucle similar al mito de Sísifo:

En el mundo medieval las actividades económicas constituían un medio para un fin, y el fin era la vida misma […] En el capitalismo, la actividad económica, el éxito, las ganancias materiales, se vuelven fines en sí mismos. El destino del hombre se transforma en el de contribuir al crecimiento del sistema económico, a la acumulación del capital, no ya para lograr la propia felicidad o salvación, sino como un fin último. (p. 134).
Muchos interpretan la obra de Erich Fromm fijando única atención a las ideologías fascistas que triunfaron en el siglo XX, a los procesos psicosociales que conllevan al aferramiento del individuo a un líder y a un imaginario nacionalista. Sin embargo, gran parte de su obra la dedica sobre todo a los mecanismos de evasión que el individuo lleva a cabo para hacer frente a su inseguridad vital en un entorno determinado, especialmente el que se ha propiciado mediante el desarrollo del capitalismo.

En conclusión, estudios como “The network of global corporate control” nos proporcionan una visión más amplia de la situación actual, la hegemonía financiera a nivel mundial expuesta con datos empíricos. Esta enorme red empresarial controlada por un número ridículo de personas muestra la fácil accesibilidad que el dinero electrónico tiene para acumular capital y, por consiguiente, poder. Esta trayectoria que ha llevado a cabo la moneda en la economía mundial, primando el dinero fiat imaginario -inclusive planteándose la erradicación del dinero físico, en países como Dinamarca-, ha ido favoreciendo la concentración del poder financiero y, además, transfiriendo este poder al ámbito político-institucional, entre otros (sin olvidar el poder mediático).

BIBLIOGRAFÍA

  • Cabal, E. (2012). Gobierno Mundial. 2nd ed. Madrid.
  • Eleconomista.es. (2016). La banca predice que el dinero físico desaparecerá dentro de una década – elEconomista.es. [en línea]. Disponible aquí.
  • Esteve Mora, F. (2016). Capitalismo versus Economía de mercado: en defensa de los “indignados” [en línea] Econonuestra.org. Disponible aquí.
  • Fromm, E. (1985). El miedo a la libertad. Barcelona: Planeta-Agostini.
  • Garzón, A. (2012). [en línea]. ¿Quién controla la economía mundial? El poder de las transnacionales. Disponible aquí.
  • Tafunall, X. (2005). La economía internacional en los años de entreguerras (1914-1945). En Comín, F., Hernández Benítez, M. y Llopis Agelán, E. Historia económica mundial (pp. 287-337). Barcelona: Crítica.
  • Taibo, C. (2016). nuevo DESorden – web de CARLOS TAIBO. [en línea] Carlostaibo.com. Disponible aquí.
Anuncios

Un comentario en “UN PODER CAPITAL: CONTROL FINANCIERO MUNDIAL DIGITALIZADO”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s