Archivo de la etiqueta: Libertad

Abolición es evolución

Si basáis vuestros esfuerzos en perpetuar el poder con continuas luchas hegemónicas no habéis comprendido la historia, si vuestra aspiración es poseer no habéis entendido nada, si vuestra rabia es consecuencia de vuestro sufrimiento únicamente os estáis desviando… No puede emerger un mundo nuevo optando por nuevas apariencias, sino destruyendo estas burdas y artificiales máscaras.

“Nunca seréis dignos de ser felices mientras tengáis algo que os pertenezca. Gritáis contra los ricos mientras sois pobres, pero el odio hacia los burgueses os viene de la endemoniada envidia de no ser burgueses” – Souverine (Germinal)

Anuncios

NO ME INCLUYAS REALIDAD, NECESIDAD Y OBEDIENCIA EN LA MISMA ORACIÓN SIN NEGAR LA ÚLTIMA …

Simples seres humanos, simples vidas, acabaron por convertirse en complejas y a la vez estúpidas. Normalizamos una realidad vacía y desvinculada de nuestra naturaleza, de nuestra libertad. Aceptamos esta estructura preestablecida porque así se nos presentó desde un inicio, bajo el falaz argumento: “Hay que ser realista” o “Es lo que toca”. Conscientes de una única vida, por muchas teorías órficas e idealistas que intenten justificar que no es única. Somos presente y me niego a manchar mi presente con esta podrida realidad, donde reina el capital, el poder, la burocracia escolar que evalúa a las personas catalogándolas como capaces o incapaces mediante sistemas decadentes centrados en la competitividad y en configurar la voluntad, convirtiéndose esta en una pseudovoluntad: obediencia y sometiemiento.

La escuela, el trabajo, el capital, la pseudopolítica (sí, ese batiburrillo de partidos políticos cogidos de la mano de empresarios y la banca, y vuestra predisposición a entregar vuestra voluntad, libertad, decisión y vida en unas absurdas elecciones, todo por falta de autosuficiencia, colectividad y apoyo mutuo) ciega las vidas de los seres humanos, hasta el punto de ni si quiera tener tiempo para reflexionar y cuestionarse sobre la absurdez de tal estructura social-política, antihumana y esclavizadora. Pronto oiré un “No te quejes, que hay gente que está peor que tú”, con ese toque de individualismo, propio del liberalismo económico, y el desconocimiento de la causa del darwinismo social.

Todo lo que ocurre hasta ahora, ocurre por la heteronomía, por aceptar y dar valor a lo absurdo de nuestra realidad imperante. Esta realidad no se merece mi valioso tiempo ni mi respeto, pero me reconforta dedicar este tiempo al lector, y por ello os digo, como me diría algún adulto maduro y emprendedor: “Cuando seas mayor entenderás de lo que te hablo”.